Vata dosha: el frío otoñal y la inestabilidad del viento

Estándar

993446_333507893459629_1871878272_n

Vata Dosha: el frío otoñal y la inestabilidad del viento.

Poco a poco, nos vamos adentrando en la estación de otoño, tiempo de Vata Dosha. En esta época, las personas con constitución Vata, pueden agravar su estado de salud, siempre les sucede en las estaciones más frías del año.

A Vata le sienta mal el tiempo seco, ventoso y frío del otoño, sencillamente porque Vata, de por sí, ya es seco (piel y pelo seco), frío (especialmente en manos y pies) y ventoso (acumula gases en los intestinos).

Los Vata tienden a estar agitados y a preocuparse, a la ansiedad, a cambiar de humor, por ello el estres les afecta más que a los otros doshas, y los desestabiliza. Son irregulares tanto en su apetito como en su digestión (problemas digestivos típicos: el estreñimiento, los gases intestinales) , como en el sueño (pueden sufrir insomnio como resultado de sus pensamientos inquietos; el sueño normal de Vata es el más breve de los doshas: ¡6 horas o menos!). La variabilidad es su constante.

Tienen tendencia a los esfuerzos excesivos, su energía física y mental es por impulsos, por ambas causas se cansan con más facilidad. Por todo ello, cuando hay desequilibrio en los Vata puede verse afectado su natural entusiasmo, vivacidad, imaginación, creatividad. Su gozo con el cambio constante, con lo excitante, les lleva al agotamiento, sobre todo en esta estación del año.

En las épocas de frío seco, la alteración de Vata, responsable de todo el movimiento del cuerpo, está especialmente en sus articulaciones. Hay un aumento del dolor articular y de espalda, ciática, artritis…También se ve afectado el sistema nervioso.

Vata ante un estímulo desagradable del exterior se contrae, se aprieta y se contractura.

Vata actúa como “guía” para los otros doshas. Porque Vata es el 1º en desequilibrarse, el que provoca la enfermedad, de hecho suele ser el origen de muchas enfermedades, además puede imitar a los otros doshas, lo que provoca que atribuyamos el problema a Pitta o Kapha erróneamente. Cuando Vata está equilibrado suelen estarlo también Pitta y Kapha. A todos resulta de vital importancia que Vata esté equilibrado.

Vata proviene de Vayu (aire) y este elemento necesita estructura ya que el aire “se lo lleva el viento”.

Es muy importante adecuar la dieta a las características de esta constitución, para hacerse fuerte frente a los próximos meses de bajas temperaturas y prevenir, de esta forma, posibles problemas en la salud.

La dieta de Vata debe ser caliente, húmeda, pesada, nutritiva, relajante, estabilizadora. Los sabores que mejor le vendrán son dulce, agrio y salado.
Es recomendable para los Vata tomar sopas calientes e infusiones, éstas últimas, cuanto más dulces, mejor.
Respecto a los alimentos, los Vata mantendrán su equilibrio vital en invierno con estofados, guisos, platos “de cuchara”, consumiendo abundantes vegetales (reduciendo los crudos y las hojas verdes), frutas, mejor maduras y dulces, legumbres (absteniéndose de las lentejas en exceso, mejor las rojas, originarias de India, dhal), arroz basmati que es más nutritivo, ghee, frutos secos siempre con moderación (los más aconsejables son las almendras, pipas de calabaza y girasol), lácteos (los que toleren la lactosa). Y todo esto acompañado de algún suplemento vitamínico natural, que contenga las vitaminas esenciales A, B, B12, C, D, E y aminoácidos, calcio, magnesio, hierro, cinc, polen de abeja y jalea real.

También recomendamos en cada cambio de estación algún tratamiento ayurvédico desintoxicante para aportar fortaleza, como el ABHYANGAM, masaje con aceite medicinal caliente ideal para los Vata, pues regenera el sistema nervioso y los tejidos hasta lo más profundo, notándose el efecto en las articulaciones y la musculatura corporal, ayudando a mitigar problemas de dolores de espalda, artritis, insomnio, migrañas, extreñimiento, etc.
O el placentero y milagroso SHIRODHARA, el tratamiento estrella del ayurveda, notándose sus beneficiosos efectos desde la primera sesión. Cualquiera de ellos, acompañados de una sesión de SWEDANA o baño de vapor herbal medicinal, conseguirán una limpieza total de las toxinas no eliminadas, estancadas en el interior del organismo, configurándole una gran fortaleza y ayudando a los Vata (y también a las otros dos doshas Kapha y Pitta) a pasar el otoño sin problemas… y a dormir mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s